sábado, febrero 21, 2009

La Compañía

La teoría parecía bastante conspirativa, pero había comprobado cada una de las pistas y todas llevaban al mismo lugar.
El hombre al que llamaremos D. sabía que la Compañía se le vendría encima, que borrarían todas las pruebas y lo harían quedar como un tonto o un loco, de hecho, sabía que lo vigilaban, desde su último llamado hace un mes y medio, cuando logró vencer a la máquina, a la telefonista, al supervisor y pudo comunicarse con un gerente.
Nada logró con ese diálogo pero les hizo saber que ya no podrían seguir operando tan impunemente. ¿O si?
La historia había comenzado a escribirse tres meses antes, cuando no le llegó su factura de celular.
Los primeros días no le dio importancia pero cuando el retraso se hizo evidente, se comunicó con el *xxx para pedir el reenvío de su factura.
La máquina le tomó los datos de manera correcta y le aseguró en su mejor tono de asistente perfecta que en el transcurso de diez días le estaría llegando la tan mentada factura.
Seguía en sus asuntos cotidianos cuando en el día 8 de la comunicación descubrió con fastidio que le habían cortado el teléfono.
A partir de allí, lo que era un simple reclamo por la habilitación del celular se transformó en un descubrimiento asombroso. Algo que le demostró la magnitud de la Compañía y el cinismo más absoluto con el que operaba.
Primero reclamó igual que la vez anterior, con el *xxx. Al no obtener una solución intentó mediante la página de internet con el mismo resultado negativo.
Entonces comenzó a investigar entre sus vecinos y amigos, les hacía las mismas preguntas y en casi todos los casos obtenía la misma respuesta. Las facturas no llegaban, el enojo crecía pero todos aceptaban mansamente este atropello.
Hasta que en una de sus requisas se topó con un niño de unos 8 años, pecoso y algo tímido. Ya lo había visto antes, siempre de lejos, con la vista fija en él.
-Perdón nene, ¿te pisé?- dijo preocupado.
-No- respondió el chico con la cabeza gacha y sus ojos concentrados en un agujero de su remera.
-Bueno, mejor así- se apuró a decir D. mientras se encaminaba a la casa de la esquina.
-Ellos no le van a decir nada, no saben, nadie sabe- dijo el pecoso mirándolo de reojo.
D. frenó su marcha y se dio vuelta para mirar al chico, levantó sus hombros y frunció el ceño. Éste, al sentirse observado se ruborizó pero aún así se acercó a D.
-Nadie puede verlos, trabajan muy rápido y en grupo. Son muy chiquitos, parecen ratas o topos, pero no...si uno los observa bien tienen cara de humanos...
El niño había logrado captar la atención de D. quien ante semejante revelación no podía decir una palabra. Le hizo un gesto con la mano, como para que continuara su relato, pero el chico dudó, estaba asustado y decidió salir corriendo muy rápido y perderse al doblar la esquina.

CONTINUARÁ...

9 comentarios:

.:. chirusa .:. dijo...

ufff
los elementales????

espero la continuación

zorgin dijo...

son azules?

Dosto dijo...

Si Chiru. Ya se viene.
:)

Zorgin, no se, todo parece indicar que si.

zorgin dijo...

JA! lo sabía!!!!, no lo imaginé, como dice el dr....

Pablo dijo...

Conspiraciones, mi delirio preferido (la Tana dice que parezco Molder, el de la serie Los Expedientes X). Espero ansioso.

Luis dijo...

Sin querer parecer condescendiente (no tendría por qué, por empezar, pero a veces la gente detrás de una pantalla puede llegar a entender cualquier cosa cuando se dicen ciertas cosas, y es que a veces no se aclaran las cosas convenientemente)...

¿Sabés que cada vez escribís mejor? Ya no solo las historias son interesantes, sino que vas desarrollando mejor los escenarios, los personajes, el tempo de las acciones...

Y esto te ha quedado muy bonito :)

Beso grande, y que andes bien

Luisa dijo...

aiiinsss Dosto!! siempre me haces lo mismo!.SIGUEEE CONTANDO!!
Espero más que ansiosa...
Beso

Dosto dijo...

Zorgin, tenga cuidado, ahora que saben que usted sabe...

Fox, digo Pablo, por tu culpa ahora no deja de sonar en mi cabeza la música de Los Expedientes X!!!

Nserio Luis? bueh, gracias! Otro beso, cómo siguen tus cosas?

Luisa, no me lo digas así que me estreso!!! jajajaja, tengo que sentarme y ver cómo sigue, eso me pasa por largarme a escribir sin tener idea de cómo continúa!!

Luisa dijo...

ahhh no!! Oigame no, a mi me deja como estaba o mejor no hubiera empezado...
¿Cómo que te sentaste a escribir sin tener idea de cómo continuar???????
Escarba,busca,escribe...PERO CONTINUA...por favorcito (ésta vez sin estres y sin apuros, pero sigue)
más besos