jueves, julio 06, 2006

Hace falta tanta crueldad?


"Acusada de robo y abandono de persona, Cesarina Cabañas, la mujer que cuidó los últimos años a Augusto Roa Bastos, fue condenada a seis años de prisión. El juicio realizado en los tribunales de Asunción sirvió también para revelar tristes detalles de los últimos días novelista paraguayo.
El juez Gustavo Amarilla, quien leyó la argumentación de la sentencia, dijo que se comprobó que Cabañas dejó encerrado en su propio departamento a Roa Bastos durante varias noches, además de exponerlo a un estado de desamparo total. El testimonio de dos vecinas, Aurora Mena y Karina Fadlala, agregaron otra cuota de culpabilidad a la cuidadora.
Ambas dijeron que Cesarina no permitía que ninguna persona, sea pariente o amigo del escritor, mantenga comunicación con él. Otro de los elementos admitidos por los magistrados fue uno de los testimonios que dijo que el hogar del escritor "era un departamento cerrado, no propio para una persona con problemas cardíacos, lúgubre y que en algunos momentos con humedad". Por si faltaba algo más desdichado, teniendo en cuenta la envergadura de este notable escritor, una vecina del edificio en que vivía declaró que el ganador del Premio Cervantes en 1989 se asomó un día al balcón y le pidió comida porque estaba hambriento y no podía salir.
Roa Bastos murió el 26 de abril del año pasado, con 87 años cumplidos. Sufrió un paro cardíaco luego de una intervención quirúrgica por un traumatismo que sufrió como consecuencia de la caída en su casa. Cabañas fue sentenciada por el delito de abandono de persona, a partir de los testimonios que demostraron la patética situación que vivió el novelista en sus últimos años, pero también por hurto agravado, ya que se apropió de un maletín que contenía 26.900 dólares. Cesarinas, en tanto, dijo en su defensa que cuidó al escritor durante los últimos años de su vida, que sus hijos nunca se preocuparon por su estado y que el dinero en cuestión formaba parte de sus ahorros. "
Artículo del diario Clarin del 6/7/06

Esta vez el caso es el de un escritor conocido, pero cuántas veces nos enteramos de las barbaridades que se comenten en los geriátricos, en casas en donde los ancianos estan arrumbados peor que un mueble viejo.
En casi todos los casos lo mas triste es que el abandono viene de sus propios hijos, y lo que ellos no saben es que a todos nos llegará esta etapa de la vida y sus hijos haran con ellos lo que ellos hacen con sus padres.
Lamentable...

5 comentarios:

chirusa dijo...

la ambicion tiene cara de asesina muchas veces

Dosto dijo...

es verdad, lo lamentable es que sea la ambición de seres queridos.
Chiru, gracias por pasar

Gaby dijo...

Qué lo parió...porqué pasan estas cosas que hacen que una pierda la fe en los demás?????

Dosto dijo...

la fe en los demas no hay que perderla nunca gaby, eso nos alienta a seguir buscando buenas personas!!

Caro dijo...

Ahhh me conmovió... así está este mundo... pasa cada cosa.... Besotes!!!!