miércoles, abril 14, 2010

Refritemos....


Mi sombra
Mi sombra se detuvo, como queriendo no abandonar el lugar. Yo di dos pasos y ella nada.
Miré como ordenándole avanzar, pero no, seguía ahí.
Quise seguir sin ella, pero me dio miedo caminar sin su abrigo, entonces volví.
Me paré sobre ella y reaccionó, tomó mi forma otra vez, caminábamos acompasadas sorteando los obstáculos de la vida.
Mi sombra y yo. La miraba sabiéndola una prolongación mía, con mis miedos y todas mis dudas, que por momentos la hacían más larga.
Era el reflejo distorsionado de mi persona o tal vez era yo sin máscaras. Me asusté, pensé en abandonarla pero al mirar hacia abajo, justo allí donde estábamos unidas, noté que caminaba con paso firme, decidido. ¿Cuántas veces habrá llegado primero, habrá puesto la otra mejilla? ¿Acaso recién me daba cuenta de que era una compañía?
Volví a mirarla, casi hubiera jurado que ella me miró. Caminé, me siguió y me sentí reconfortada.

12 comentarios:

GABU dijo...

Hace tiempo que dejè de tener en cuenta mi propia sombra...

P.D.:Serà porque en el fondo sè que siempre estarà a mi lado??

BESITOS

ale sostiene(cuando puede) dijo...

Siempre tuve una teoría sobre las sombras.Para mí y hasta no comprobar lo contrario representan lo que ven de nosotros si nos miran a la luz.Estamos parte en ellas, pero no siempre enteras.Depende de la luz, del ángulo, del momento.Y sobre todo, de la mirada que nos mira.
Asi creo que se explica el miedo,la complicidad que nos provoca.
Por eso creo que a veces intentamos escaparles y a veces hacemos las paces.
Beso Dosto.Me gustó leerte nuevamente.Como antes.

zorgin dijo...

"La miraba sabiéndola una prolongación mía"
demasiada seguridad para una sombra dubitativa...
cuál de las dos será la real y cuál la sombra?

Dosto dijo...

Gabu, menos mal, una menos de la que precuparse!! Besotes.

Ale, siii, que bueno tenerte otra vez por acá!! Buena teoría.

Zorgin, no se, sería mucho más fácil dejarla actuar en mi lugar muchas veces, pero sospecho que se iría por las ramas, o mejor dicho, por la oscuridad, para perderse entre muchas sombras...
Cómo ha pasado su cumple??

Tita Lamberto dijo...

Dosto! mencantó!
La sombra es como la espalda, hay que querer mirarla para verla ;)
Besos!

Pablo dijo...

Usté sabe Dosto que hay caballos tan nerviosos que se aterran de su propia sombra, por ejemplo Bucéfalo, el equino de Alejandro Magno y también Caramelo, un zaino que supo tener mi tío Manolo allá en Lincoln. No se si nota el factor común entre los Magnos y los Manzanos.

zorgin dijo...

JA!
pelota afuera! ;)
mi cumplunius? esplendidamente!
gracias.

Dosto dijo...

Tita, mi espalda está complicada para verla, incluso para controlarme unos lunarcillos que me salieron, será la sombra tan esquiva como mi espalda?

Pablo, no se, los Magnos eran comestibles...??? ah, no. Eran los mangos... bueh,

Zorgin, me alegro!!

Luisa dijo...

Si los refritos son tan buenos como éste, sigue dándonos más. (y si tienen sabor a mango, mejor)

no soy muy de gatos, pero un día vi a uno, jugar con su sombra...qué delicia.
intentaba pisarla y cuando el gato saltaba sobre ella, la sombra escurridiza se volvía a escapar...¿cuántas cosas que anhelamos suelen ser sólo sombras?

Dosto dijo...

MMM Lu, qué pregunta!!! muchas, pero hay que aprender a mirarlas de reojo, no podemos pasarnos la vida como el gato, intentando atraparlas...

Miguel Marquez dijo...

Costo llegar , pero llegue
Buscando una imagen para una entrada mía , me encontré con tu sombra, hablamos un rato , no ofreció resistencia y me siguió.
Ahí esta representando en mi poesía a LA FLACA INSPIRACIÓN
Es tu sombra, creo , me párese
Si me la prestas se queda allí, cuando quieras puedes venir a visitarla.
Sera una buena escusa para llegar a mi blog, nos leemos pronto.
Miguel Angel

http://misfuturosrecuerdos.blogspot.com/2010/10/la-flaca-inspiracion.html

Elias Beltran dijo...

qusiera que la mia me abandonara una vez...