viernes, junio 23, 2006

Palabras del maestro


Algunos dias tengo la necesidad de releer a Ernesto Sabato en ese canto a la esperanza que es su libro La Resistencia, en donde deja en claro que a pesar de todo no está todo perdido. Cuando empieza el libro nos alienta a que busquemos un mundo mejor:
"Todavia podemos aspirar a la grandeza. Nos pido ese coraje. Todos, una y otra vez, nos doblegamos. Pero hay algo que no falla y es la convicción de que -únicamente- los valores del espíritu nos pueden salvar de este terremoto que amenaza la condición humana."
Luego, cuando habla de la vejez, reconoce la influencia de la infancia en la vida del hombre y rescata lo simple:
"La pertenencia del hombre a lo simple y lo cercano se acentúa aún más en la vejez cuando nos vamos despidiendo de proyectos, y más nos acercamos a la tierra de nuestra infancia, y no a la tierra en general, sino a aquel pedazo, a aquel ínfimo pedazo de tierra en que transcurrió nuestra niñez, en que tuvimos nuestros juegos y nuestra magia, la irrecuperable magia de la irrecuperable niñez. Y entonces recordamos un árbol, la cara de un amigo, un perro, un camino polvoriento en la siesta de verano, con su rumor de cigarras, un arroyito. Cosas así. No grandes cosas sino pequeñas y modestísimas cosas, pero que en el ser humano adquieren increíble magnitud, sobre todo cuando el hombre que va a morir sólo puede defenderse con el recuerdo, tan angustiosamente incompleto, tan transparente y poco carnal, de aquel àrbol o de aquel arroyito de la infancia; que no sólo estan separados por los abismos del tiempo sino por vastos territorios"
Por último hace referencia a la forma en la que vivimos actualmente, siempre corriendo, como alienados, sin mirar hacia otro lado, me viene a la mente la imagen de un día común en el subte de bs as:
"Lo peor es el vértigo. En el vértigo no se dan frutos ni se florece. Lo propio del vértigo es el miedo, el hombre adquiere un comportamiento de autómata, ya no es responsable, ya no es libre, ni reconoce a los demás.
Se me encoge el alma al ver a la humanidad en este vertiginoso tren en que nos desplazamos, ignorantes atemorizados sin conocer la bandera de esta lucha, sin haberla elegido. (...)
Estamos en camino pero no caminando, estamos encima de un vehículo sobre el que nos movemos sin parar (...) Ya nada anda a paso de hombre, ¿acaso quién de nosotros camina lentamente? Pero el vértigo no está sólo afuera, lo hemos asimilado a la mente que no para de emitir imágenes; y quizá, la aceleración haya llegado al corazón, que ya late en clave de urgencia para que todo pase rápido y no permanezca.
(...) Pero el grave problema es que, en esta civilización enferma, no sólo hay explotación y miseria, sino que hay una correlativa miseria espiritual. La gran mayoría no quiere la libertad, le teme. El miedo es un síntoma de nuestro tiempo. Al extremo de que, si rascamos un poco la superficie, podremos comprobar el pánico que subyace en la gente que vive tras la exigencia del trabajo en las grandes ciudades."

Esta es una invitación a caminar despacio, a mirar al otro e interesarse por él, a replantearnos los objetivos y a cuidar el mundo en el que vivimos. Despues de todo, la vida es una sola.

5 comentarios:

Desde el mas aca dijo...

Pues no queda mucho por aagregar a este post. Solo que ojala todos podamos encontrar la forma de disfrutar mas la vida. Besos y abrazos niña.

wallyzz dijo...

Uy es verdad yo pienso lo mismo, encima coincidimos en que releer a Sabato es mejor que leerlo...era asi lo que vos pensabas??? o No??? creo que me fui a los caños pero bue, no importa, lo bueno es que encontre tu blog y me encanto !!!

Caro dijo...

Muy buen post! Y gracias por el link de mi página!!! Besos.

Karina dijo...

Que maestro!!! te elegiste. Es un poco lo que hablaba Victor hace unos días, detenernos y mirar otras cosas.
Precioso. Besos

Dosto dijo...

Victor: Es asi, no solo tenemos que aprender a disfrutar mas la vida sino tambien a cuidarla.
Gracias por pasar.
Wallyzz: Un gusto que pases por aquí. Si, hay autores y libros en particular que se disfrutan mas en una segunda o tercera lectura, Sabato es uno de ellos.
Caro: Estamos en contacto, gracias por visitarme!!!
Karina: Cómo le decia a Victor, es muy importante detenerse y poder mirar alrededor. Besotes!!